Un duelo bajo la lluvia en Carballo entre el Irene y el Bergantiños

El Irene F.C. era un equipo de fútbol compuesto por jóvenes que se denominaban en edad infantil (entonces era todo lo que no era senior). Pero su fama le invitó a enfrentarse con conjuntos de mayor entidad y con futbolistas de más edad. El 23 de julio de 1925 el diario coruñés El Orzán recoge una crónica del duelo que enfrentó al Irene contra el Bergantiños en Carballo.

La transcripción es la siguiente:

El martes, 21, y a pesar de no haber cesado de llover desde las dos de la tarde, celebróse el anuciado partido de fútbol entre los equipos “Irene”, de la Coruña, y “Bergantiños”, de esta villa, en el campo de este último.

Dió principio el encuentro a las 6,15 bajo una molesta llovizna que degeneró en lluvia torrencial a los pocos minutos, sin que cesase hasta que faltaban 15 para terminar el partido, lo cual impidió a los equipiers de ambos bandos demostrar su espléndido juego.

Los del Irene no pudieron sostener el juego bajo y corto y sus matemáticos pases. No obstante, hubo momentos en que pudo observarse lo bien entrenados y disciplinados que están estos jóvenes futbolistas, que de seguir mejorando las aptitudes que en conjunto reúnen, dentro de un par de años prometen ser formidables equipiers.

Irene, bien. Tuvo ocasión de lucir su buena colocación, haciendo varias paradas oportunísimas.

El “Bergantiños” alineó con varios reservas. Trabajaron bien todos ellos. En el segundo tiempo, quince minutos antes de finalizar, en una magistral arrancada de su interior izquierda y una valentísima entrada del “back” derecho del “Irene”, inutilizóse para seguir jugando el referido delantero del “Bergantiños” por lo que se retiró del campo, restando con ello considerable empuje a esta línea, pues es uno de los mejores elementos.

De no haberse inutilizado el interior izquierdo, seguramente los delanteros hubiesen marcado más tantos.

Terminó el encuentro con la victoria del “Bergantiños” por 2 a 1.

Fué de lamentar que no ayudase el tiempo para que ambos equipos hubieran podido demostrar mejor su innegable valía, ya que el nombre “Irene” llenó el campo de gente, a pesar de la ya referida y torrencial lluvia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *